Blog

Bendicion de Nuevo Seminario Scalabriniano en Maumerre -Indonesia

Bendicion de Nuevo Seminario Scalabriniano en Maumerre -Indonesia

“Teniendo en  cuenta que nuestra Capellanía Hispana de Melbourne ha participado generosamente economica y espiritualmente

en la construcción del Nuevo Seminario en Maumerre-Indonesia, un grupo de personas de nuestra comunidad ha participado en este gran evento.

Ellos estuvieron representando nuestra Capellanía y son miembros de nuestras comunidades:

Richard y Silvia Alvarez, Alejandra Chaves, Gilma Gomez y Luz Elena, Amparo Collazos, Yolanda Jones, Doralissa Guzman, Jessica Valdes y Cecilia Delgado”.

Llegamos al seminario al atardecer y ya desde antes de bajarnos del vehículo un grupo de personas locales nos saludaba cariñosamente en su lengua. Los seminaristas nos recibieron con agua de coco y una ceremonia de bienvenida de su tradición: nos impusieron una especie de estolas de diseño y tejido típicos. De ahí en adelante no se necesitó que ellos o nosotros habláramos la lengua de cada uno, porque lo que se comunicaba allí era el amor universal que no necesita palabras para expresar su complacencia por la presencia del otro. Las expresiones de los ojos, las sonrisas, y el lenguaje del cuerpo hablaban mejor que mil palabras.

Esa noche estuvimos en misa presidida por el Sr. Obispo de Diócesis local, el superior General de la Congregación, P. Leonir Chiarello cs,  el Superior Provincial, P. Delmar Silva cs y otros sacerdotes que asistieron. Luego los visitantes nos presentamos, se hizo entrega de los regalos que la Capellanía envió y allí tuvimos una cena preparada por ellos y un primer compartir.

Al día siguiente fuimos a la inauguración de las nuevas instalaciones y después de una misa con un bellísimo coro de los seminaristas y danzas locales al inicio y al término de la misa.  Recorrimos el nuevo seminario y pudimos apreciar todo el trabajo tan intenso que se ha hecho por todos los sacerdotes, seminaristas y voluntarios que han trabajado allí.  Cada centavo que se ha recogido por donaciones ha sido más que multiplicado por el esfuerzo de los que se han involucrado localmente con el proyecto para que hoy sea una realidad.

Después de las comidas siempre hubo oportunidad para interactuar con los seminaristas y algunos familiares. Muchas cosas nos sorprendieron; como el hecho de que algunos habían aprendido algunas frases en español en honor a los visitantes y un caso de un seminarista que puede sostener una conversación totalmente fluida en español, y lo ha aprendido autodidactamente, con libros o videos de YouTube, también unas voces maravillosas que son un don de Dios nos deleitaron con música religiosa y popular. Conocimos de sus danzas, teatro, instrumentos y obras musicales y al final todos nos unimos en el mismo baile sin distingos de edad, sexo, raza y compartimos algo de nuestra música de Juanes y de otros cantantes como La camisa negra, Despacito, etc.

Conocimos lo mucho que vienen trabajando los Padres Scalabrinianos en este proyecto, desde el aspecto legal de reconocimiento de la Comunidad Scalabriniana, que no es fácil, en un país que es mayoritariamente musulmán, los aspectos físicos y administrativos y la supervivencia del día a día, como saber que se necesita proveer 50 kilos diarios de arroz para dar alimento a 58 seminaristas que viven allí.

Todavía hay mucho por hacer y se necesita continuamente la generosidad de nuestra comunidad, para ayudarles con dotación para los dormitorios 4 X 20 personas c/u, cocina, elementos para las aulas y la parte educativa, lavandería, desarrollo de la parte ambiental y en este punto lo más importante es ayudar a solucionar el problema del agua que no se ha encontrado a pesar de haber perforado en este momento hasta 150 metros de profundidad,  por esta razón  dependen de la compra de agua en camiones.

Finalmente quiero compartirles que damos infinitas  gracias a Dios por este viaje no solo nos llenó de alegrías que por momentos nos conmovieron a las lágrimas, sino que conocimos todo lo que se ha hecho en esta misión y también todo lo que falta por hacer y que requiere que se muevan nuestros corazones con oración y generosidad para este semillero de vocaciones.

Escrito por:  Amparo Collazos

 

Pin It on Pinterest