Blog

Bendecidos, Prosperados y en Victoria

Bendecidos, Prosperados y en Victoria

Así fue el maravilloso saludo con que inició el Padre Marcelino Hudgson, Sacerdote colombiano, predicador internacional, con un largo conteo de millas llevando a todos los lugares del mundo la Palabra de Dios, quien con una vitalidad y entusiasmo que solo la unción del Espíritu Santo podría dar, llegó a tocar nuestros cuerpos, almas y espíritus.

Marcos 16:15 “Id por todo el mundo y proclamad la Buena Nueva a toda la creación”

Fueron dos días de viaje al interior de nuestra alma con el firme propósito de sanar, demostrándonos, cómo el trabajo constante, el siempre dar de mas y desgastarnos por el servicio, siempre será un trabajo que Dios nos pagará.   Un viaje, que ademas nos enseñó que nuestro camino no necesariamente fue iniciado por nosotros, si no cómo, diferentes situaciones que han pasado generación tras generación, se convierten en pesadas cadenas que nos llevan a repetir las mismas vivencias, marcando el camino de nuestra descendencia.     Un viaje, donde romper esas ataduras fue posible y donde entendimos cómo el acercarnos a Dios, postrarnos a sus pies y reconocer nuestras fallas, nos llevará a nuestra libertad y a conseguir una vida bendecida, prospera y en victoria.

Haber asistido a este Retiro de sanación y liberación, fue un regalo que el Espiritu Santo nos dio, fue una oportunidad única donde nos reiniciamos, donde todo volvió a tener sentido, donde lo oscuro empezó a tornarse mas colorido, no porque desaparecieran los dolores, si no porque el amor infinito del Espíritu Santo entró a nuestra alma, resanó nuestras heridas y nos recargó de Fe;  fueron dos días donde las lagrimas brotaron, los corazones se arrugaron, los abrazos fueron la constante, descargando los pesos para iniciar de nuevo, pues no importan las heridas que tengamos en nuestro corazón, si nos entregamos a Jesus, El vendrá a salvarnos otra vez y otra vez.

Después de un encuentro así, no quisiéramos estar en otro lugar, sin embargo, debemos recordar que podemos estar en Tabor o en el calvario, no importa donde nos encontremos, siempre debemos ir ascendiendo hacia Jerusalén, ayudando, poniéndonos en servicio de los demás y mantener una Fe viva, siempre buscando la sombra de Dios.

Salmo 91:  “El que habita el abrigo del Altísimo se acoge a la sombra del Todopoderoso”.

Escrito por Malu López

 


 

Marcelino, Pan y Vino

 

Este es el nombre que se le dio a una obra literaria del siglo XX; Un libro como muy pocos al estar dedicado a Jesucristo, siendo protagonista la inocencia de un pequeño niño. Una obra literaria hermosa para quienes quieran conocerla.

Pero, y que y tiene que ver esto con el retiro espiritual del pasado 16 y 17 de noviembre?

Que al igual que Marcelino el pequeño niño, hubo un Marcelino sacerdote colombiano, quien estuvo dirigiendo una de las jornadas más emotivas e inspiradoras de camino a Jesús con la ayuda de la Capellanía Hispana de Melbourne y el Grupo de la Renovación Carismática Católica Hispana.

Un encuentro que inició desde el pasado 12 de noviembre en su visita por las diferentes comunidades que hacen parte de la familia hispana; padre Marcelino Hudgson en su labor misionera evangelizó sobre temas de familia, la comunidad, sus nuevos integrantes, como hacerlos sentir acogidos en la iglesia, la importancia de nunca bajar la guardia como servidores de cara a la comunidad y lo más importe como cuidarse unos a otros por medio del amor que Dios enseña a cada uno de sus hijos a través del evangelio.

Y como el plato fuerte de su visita era el retiro espiritual, un gran número de personas participaron muy activamente de la jornada de sanación y liberación que tocó el corazón de aquellos que con fe atendieron al llamado de Dios y tal vez de algunos otros que asistieron por curiosidad o tan solo como acompañantes.

Enfermedades que vienen de la profundidad del alma, raíces amargas que necesitan ser arrancadas, pecados capitales y mortales que deben ser evitados, estar alertas ante ese ladrón del mundo, demonio y carne que quiere arrebatarnos la vida eterna, respetar la vida desde mucho antes de la concepción, dar un sí total y definitivo como mamá María y acercarse a Dios, postrarse en su presencia y reconocer que cada uno es pecador, son varios de los aspectos claves expuestos por padre Marcelino para buscar estar siempre bajo la sombra y el amparo del todo poderoso. Es buscar habitar 24 / 7 en las murallas de Jerusalén y evitar ir de regreso a Jericó, ese Jericó que es el pecado, piedra de tropiezo y camino directo a la muerte espiritual.

Como último punto relevante y resaltando una de las homilías de padre Marcelino, hoy más que nunca todo Cristiano Católico debe reconocer, respetar y valorar el trabajo de la Iglesia Católica a través sus sacerdotes, que atendiendo al llamado de Dios se ofrecen como prenda viva de su amor para cuidar del rebaño que Cristo Jesús dejo sobre la tierra y como hacerlo? Muy sencillo! “El secreto está en las rodillas; persistir, insistir y nunca desistir en la oración perseverante, no solo para tener santos sacerdotes sino también para acudir a Dios en cualquier momento de la vida”. (Padre Marcelino)

Y como para Dios nada es imposible, en completa unidad, oración y aprendizaje, él nos concede lo que esperamos acorde a su voluntad y nos regala el sacramento de la eucaristía por medio de sacerdotes como padre Marcelino, quien nos trae a Jesucristo consagrado, a través del pan y el vino.

Escrito por Dolly Vanessa Naranjo

 


 

Pin It on Pinterest