Blog

Oración de un Migrante

Oración de un Migrante

Señor, somos migrantes aquí en la tierra, solo estamos de paso, muchas veces nos separamos de ti, pero en amor nos predestinaste para ser adoptados como hijos para la gloria de Tu Nombre (Efesios 1:4-5).

Hemos experimentado Tu amor y Tu sacrificio cuando por nosotros los hombres y por nuestra salvación bajaste del cielo y por obra del espíritu santo te encarnaste en nuestra santísima Madre la Virgen María y moriste en la cruz por nuestros pecados, nos redimiste y nos has dado esperanza y vida eterna.

Hoy, ruego por la santa Iglesia, que se levante y haga visible ese Evangelio. Que muchas más familias te digan SI y en obediencia gozosa, den la bienvenida a todos los migrantes que hoy sufren. Que tienen que dejar sus familias y países para buscar una mejor vida por la violencia que experimentan en sus propios países.

Que podamos comprender que todos los migrantes son herencia De Dios y cosa de gran estima. Que fijemos nuestra mirada a la tuya y veamos un Reino fuerte por abrazar al débil. Que cambies nuestros corazones de piedra a un Corazón de carne y aun Corazón divino. Que Tu pueblo brille como debe, sacrificándose como Tú te sacrificaste, dando todo por el que no tiene nada. 

Señor, aumenta nuestra solidaridad y así tomar el reto de abrazar como nuestros a los que hoy vemos como extraños, que no nos de miedo aceptar a todo migrante o grupos de hermanos, si sabemos que nos estás llamando, que nos de temor no hacer tu voluntad. Que las iglesias se inunden de familias multicolores que te necesiten más porque han decidido obedecer y vivir por fe. Que toda la humanidad predique tu evangelio y que eso sea el motivo de nuestra mayor alegría.

Señor, te pido que en unos años veamos una generación menos embriagada materialmente y más decidida a hacer Tu voluntad, imitar Tu ejemplo y seguir tus pasos.

Que todos los migrantes que hoy se rigen por el miedo, sean liberados al amor por hombres y mujeres que digan si al hermano que sufre y necesita

Envía tu Espíritu Santo sobre nuestros gobernantes, para que promulguen leyes y políticas acordes con la dignidad de toda persona humana. Llévalos en condiciones seguras al lugar donde ellos decidan emigrar.

Señor bendice a tu iglesia y a quienes nos hacen el bien en tu nombre y transforman los criterios y el corazón de cuantos se oponen, por egoísmo y orgullo, a que nuestro ingreso sea legal en el país al que nos dirigimos.   Que se construyan puentes y no  muros que nos permitan encontrar una oportunidad para vivir mejor, crecer como personas y sacar adelante a nuestra familia.

Concédenos la gracia de un Corazón humilde y caritativo para ser solidarios con los más vulnerables entre nosotros y para ver en ellos el rostro de tu Hijo.

Te lo pedimos en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que también fue refugiado y migrante.

Amén.

Mauricio y Nadira Merino

Pin It on Pinterest