Blog

La Fe del inmigrante

La Fe del inmigrante

Este blog pretende ser un portal de ayuda en sobre temas trascendentes para los cristianos inmigrantes; la riqueza de este blog es la experiencia de fe personal de quienes por este medio quieran ayudar a mantener viva la fe en Dios

Varios años atrás, la Parroquia en la cual yo servía como coordinador de Catequesis de Sacramentos de iniciación cristiana y como coordinador en la Elaboración de Materiales para la formación de Misioneros, consideró a bien que yo tomara un curso de Teología impartido por una prestigiosa Universidad Católica Salvadoreña. La escuela de Teología marcó un antes y un después en mi experiencia de fe, porque pude conocer mejor en Quien creo; por lo que para mí es de gran significado iniciar este nuevo proyecto con un tema inicial común a ambos momentos importantes de mi vida, la FE.

Toda la historia de la salvación desde Abraham, el padre de la fe, hasta la actualidad con los últimos santos declarados por la Iglesia, nos muestra personas que conocieron y vivieron según la voluntad Dios y luego de vivir la fe, la celebraron con Él.

En nuestros países latinos llenos de religiosidad y expresiones de fe populares es más fácil mantener un nivel de fe viva, pues en todos los actos religiosos nos brotaban alabanzas al Señor no obstante se tuvieran otras carencias; eran muchas las expresiones de sentimientos religiosos que nos ayudaban mantener nuestra fe viva, pero el hoy y aquí bien lo describe el Salmo ¿136,4? “Cómo cantar un cántico de Sion en tierra extranjera”. ¿Cómo vivir y expresar mi fe como inmigrante cuando nuestra primera barrera es el idioma?, Cómo expresar los sentimientos que embargan el pecho cuando la Santa Misa es celebrada en un idioma que aún me cuesta entender?, dónde cantar un canto de Gloria al son de guitarras, baterías, campanas y cohetes en la vigilia de resurrección?, o dónde participar en una procesión de viernes santo llevando las   imágenes alegóricas y entonar los cantos que nacen del corazón con pesar y arrepentimiento?

Para mantener nuestra fe viva en un mundo secularizado es vital que esta se convierta en una vivencia sentida y expresada cotidianamente; no limitada solamente a la emoción de un momento, el cual puede ser nostálgico o alegre y desde esas perspectivas calificar a nuestra fe como débil o fuerte; o peor aún, creer que la fe no es necesaria en lugares y tiempos de abundancia o libertad. No deberíamos asociar lo bueno que nos sucede a la suerte o las capacidades intelectuales de cada uno o a las situaciones adversas catalogarlas como castigo por falta de fe o simple mala suerte.  Los inmigrantes tenemos la gran oportunidad de reconocer y aceptar por medio de la fe, la presencia activa de Dios en todos los aspectos y momentos de nuestra vida al igual que la experimentó el pueblo de Israel al salir de Egipto.

Ser inmigrante y vivir en Australia, también nos permite encontrar múltiples ocasiones para mantener nuestra fe viva y lo mejor que podemos hacer con ella es VIVIRLA, expresándola en cada gesto y momento nuestra vida diaria individual o compartida y no dejar la fe solo en nuestro interior… “Nadie enciende una lámpara para esconderla” (Lc 11,33). Es vital expresar nuestra fe con frecuencia para revitalizarla continuamente, no importa que sea con pequeños actos de fe, sean estos persignarte al salir de casa y al iniciar tus estudios o trabajo,  orar a diario aunque sea un Padre Nuestro, dar gracias a Dios por todo lo que nos da y por todo de lo que nos libra; evitar hacer, presenciar o aceptar cosas que van en contra de nuestra fe, dar gracias a Dios abierta y frecuentemente, bendecir los alimentos en cualquier lugar que los consumamos, y ser ejemplo de vida cristiana en todo momento ; porque expresar y vivir nuestra fe con detalles cotidianos es una forma efectiva de mostrarla  y evangelizar en tierra extranjera. ¿Qué dices?

Americo Ponce – 15 Octubre 2019.

Pin It on Pinterest